DA-SOLUTIO

Gestión de Riesgos. Asesoramiento Técnico Diferenciado a empresas.

30 septiembre, 2015
por DA-SOLUTIO
0 Comentarios

Cláusulas especiales en seguros Todo Riesgo Montaje (TRM) (2)

Rubén Nieto Seijas - Director DA-Solutio

 

 

 

 

Rubén Nieto, Director de DA-Solutio

Me alegro de que esté siendo de interés este archivo sobre las cláusulas Munich Re o de Münchener Rück del seguro Todo Riesgo de Montaje (TRM) con su denominación en inglés Erection All Risk (EAR) o Engineering All Risk. Ha sido corregido y ampliado con las cláusulas 200, 204, 205 y 222, pudiendo ser descargado en este enlace.

En el mismo se relacionan las siguientes cláusulas o endosos:

001 – Cobertura de Pérdidas o Daños Causados por Huelga, Motín y Conmoción Civil

002 – Cobertura para responsabilidad civil cruzada

003 – Cobertura de Mantenimiento

004 – Cobertura Amplia de Mantenimiento

005 – Condiciones Especiales Concernientes al Programa de Construcción y/o Montaje

006 – Cobertura para Gastos Adicionales por Horas Extras, Trabajo Nocturno, Trabajo en Días Feriados, Flete Expreso

007 – Cobertura para Flete Aéreo

008 – Condición Concerniente a Estructuras en Zonas Sísmicas

009 – Exclusión de Pérdida, Daño o Responsabilidad Debidos a Terremoto y Temblor

010 – Condición Especial Concerniente a Pérdida, Daño o Responsabilidad Debidos a Ciclón, Avenida e Inundación

011 – Siniestros en Serie

012 – Exclusión de Pérdidas, Siniestros y Responsabilidades que se originen por Vientos Huracanados o por Daños por Agua relacionados con Vientos Huracanados

013 – Bienes Almacenados fuera del Sitio de Obra / Montaje Mencionado en la Parte Descriptiva

200 – Cobertura del Riesgo del Fabricante

201 – Garantía

202 – Cobertura de Maquinaria de Construcción / Montaje

203 – Exclusiones Relativas a Maquinaria Usada

204 – Condición Especial 1 para Industrias de Procesamiento de Hidrocarburos

205 – Condición Especial 2 para Industrias de Procesamiento de Hidrocarburos. Amparo de Medios Catalizadores

206 – Condiciones Especiales para Equipos Extintores de Incendios

207 – Campamentos y Almacenes de Materiales de Construcción

208 – Condiciones Especiales Relativas a Cables y Tuberías Subterráneas

209 – Condiciones Especiales Relativas a Pérdida de o Daño a Siembras, Bosques y Cultivos

210 – Cobertura para Propiedad Adyacente

211 – Inclusión de Elementos Combustibles

212 – Cobertura de Gastos para la Descontaminación

213 – Inclusión de la Vasija a Presión del Reactor con Agregados Internos

214 – Exclusión de daños y pérdidas por hundimiento y asentamiento del subsuelo

217 – Condiciones Especiales para la Cobertura del Tendido de Oleoductos, Tuberías y Cables en Zanjas Abiertas

218 – Cobertura de Gastos para Localizar Fugas que Ocurran durante el Tendido de Tuberías

219 – Obligaciones a cumplir en la Perforación Direccional Horizontal de Tramos de Pipelines por debajo de Ríos, Terraplenes de Ferrocarriles, Carreteras, etc.

220 – Transportes Nacionales

221 – Condiciones Especiales relativas a Medidas de Seguridad en caso de Precipitaciones, Avenida e Inundación

222 – Exclusión de Daños, Pérdidas o Responsabilidades que se atrubuyen a Perforaciones Direccionales Horizontales

Os agradecería que si encontraseis cualquier error u omisión de alguna cláusula me lo comunicaseis para su corrección.

Contacto:

director@da-solutio.com

es.linkedin.com/in/rubennietoriskmanager

@RubenNietoRiskM

15 septiembre, 2015
por DA-SOLUTIO
3 Comentarios

Cláusulas especiales en seguros Todo Riesgo Montaje (TRM)


Rubén Nieto Seijas - Director DA-Solutio

 

 

 

 

Rubén Nieto, Director de DA-Solutio

(Ir a entrada corregida y ampliada el 30 de septiembre de 2015)

Muchas gracias a todos por los comentarios en las redes sociales sobre el artículo de las cláusulas especiales en los seguros Todo Riesgo de Construcción.

En el mismo se comparte una recopilación de las cláusulas Munich Re o de Münchener Rück. He recibido numerosas peticiones para compartir también las cláusulas del seguro Todo Riesgo de Montaje (TRM) o su denominación en inglés Erection All Risk (EAR) y ya se pueden descargar en este enlace.

Se relacionan las siguientes cláusulas o endosos:

001 – Cobertura de Pérdidas o Daños Causados por Huelga, Motín y Conmoción Civil

002 – Cobertura para responsabilidad civil cruzada

003 – Cobertura de Mantenimiento

004 – Cobertura Amplia de Mantenimiento

005 – Condiciones Especiales Concernientes al Programa de Construcción y/o Montaje

006 – Cobertura para Gastos Adicionales por Horas Extras, Trabajo Nocturno, Trabajo en Días Feriados, Flete Expreso

007 – Cobertura para Flete Aéreo

008 – Condición Concerniente a Estructuras en Zonas Sísmicas

009 – Exclusión de Pérdida, Daño o Responsabilidad Debidos a Terremoto y Temblor

010 – Condición Especial Concerniente a Pérdida, Daño o Responsabilidad Debidos a Ciclón, Avenida e Inundación

011 – Siniestros en Serie

012 – Exclusión de Pérdidas, Siniestros y Responsabilidades que se originen por Vientos Huracanados o por Daños por Agua relacionados con Vientos Huracanados

013 – Bienes Almacenados fuera del Sitio de Obra / Montaje Mencionado en la Parte Descriptiva

201 – Garantía

202 – Cobertura de Maquinaria de Construcción / Montaje

203 – Exclusiones Relativas a Maquinaria Usada

206 – Condiciones Especiales para Equipos Extintores de Incendios

207 – Campamentos y Almacenes de Materiales de Construcción

208 – Condiciones Especiales Relativas a Cables y Tuberías Subterráneas

209 – Condiciones Especiales Relativas a Pérdida de o Daño a Siembras, Bosques y Cultivos

210- Cobertura para Propiedad Adyacente

211 – Inclusión de Elementos Combustibles

212 – Cobertura de Gastos para la Descontaminación

213 – Inclusión de la Vasija a Presión del Reactor con Agregados Internos

214 – Exclusión de daños y pérdidas por hundimiento y asentamiento del subsuelo

217- Condiciones Especiales para la Cobertura del Tendido de Oleoductos, Tuberías y Cables en Zanjas Abiertas

218 – Cobertura de Gastos para Localizar Fugas que Ocurran durante el Tendido de Tuberías

219 – Obligaciones a cumplir en la Perforación Direccional Horizontal de Tramos de Pipelines por debajo de Ríos, Terraplenes de Ferrocarriles, Carreteras, etc.

220 – Transportes Nacionales

221 – Condiciones Especiales relativas a Medidas de Seguridad en caso de Precipitaciones, Avenida e Inundación

Os agradecería que si encontraseis cualquier error u omisión de alguna cláusula me lo comunicaseis para su corrección.

Contacto:

director@da-solutio.com

es.linkedin.com/in/rubennietoriskmanager

@RubenNietoRiskM

30 abril, 2015
por DA-SOLUTIO
0 Comentarios

Problemática de las obras paralizadas. Requisitos para su reanudación.

Fernando Prado_Director técnico DA-Solutio

 

 

 

 

Fernando Prado, Director Técnico de DA-Solutio

Hoy en día en España es común encontrar obras que, iniciadas en el tiempo de la burbuja inmobiliaria, se encuentran en estado de total abandono. Un simple paseo por nuestro entorno lo confirmará. Dicen los expertos, y ciertos indicadores parecen corroborarlo, que la crisis inmobiliaria ha tocado fondo y podemos esperar tiempos mejores.

DA-Solutio_obra_empezada_01_600x412

Cabe pensar que alguna de esas obras paralizadas pueda ser considerada como una oportunidad de negocio, por sus circunstancias particulares de avance, ubicación o por ser notablemente significativa, y convertirse en objeto de atención de emprendedores con el ánimo de obtener un beneficio de esta situación.

Si somos uno de esos emprendedores, y más allá de la capacidad técnica y financiera que habremos evaluado, preguntémonos si hay algo, menos obvio que lo anterior, que pueda llegar a entorpecer o  disminuir la rentabilidad de la operación. Este tipo de obras suelen encontrase en manos de entidades financieras deseosas de desprenderse de estos activos tan inusuales con lo que, con toda probabilidad, nos proporcionarán la información que precisemos y nos ofertarán un precio ajustado. Teniendo esto claro ¿resta algo todavía por investigar?

La respuesta es indudablemente sí. Si lo que pretendemos es vender las viviendas, sabremos que para realizar una transacción de este tipo es necesario documentarla, en última instancia, ante un Registrador de la Propiedad Inmobiliaria. El Registrador exigirá, sin ningún tipo de duda, la constatación de la existencia de un Seguro Decenal de Daños a la Construcción (SDD) en vigor a la hora de documentar la transmisión del bien en cuestión. Se trata de una obligación legal, no un capricho, como prescribe la Ley de Ordenación de la Edificación 38/99 de 5 de noviembre (LOE) en su Artículo 20. Este sencillo trámite puede convertirse en un obstáculo notable.

Conocida esta necesidad, habremos de recabar información acerca del estado en el que se hallan los diferentes seguros de la misma, en especial ese cuya suscripción es obligatoria para la venta: el SDD. Es posible incluso que el propio vendedor nos haya transferido, entre otra documentación, una “Póliza de Seguro Decenal” sobre el inmueble objeto de la transacción. Sin embargo debemos conocer que no hay pólizas de SDD para obras sin terminar. Hay documentos similares en los que se establecen una serie de requisitos para que se pueda constituir la garantía obligatoria que establece la LOE. Siempre a la finalización de la obra.

En principio un estado de paralización debería ser comunicado a la compañía aseguradora. Si la paralización tiene una circunstancia razonada y su duración no resulta exagerada, las compañías no suelen poner problemas en retomar el contrato cuando las circunstancias que provocaron el parón desaparecen. Casi con toda seguridad éste no será nuestro caso ya que un lapso superior a los dos años, no va a ser considerado como razonable por una Compañía Aseguradora y, como mínimo, solicitará información acerca de las medidas que se han tomado para preservar la integridad funcional de la estructura. Como lo habitual es que estas medidas no hayan existido en una obra paralizada, es importante adelantarnos a los posibles requerimientos de la Compañía.

DA-Solutio_obra_empezada_01_600x340

Una obra con un desarrollo normal hasta su paralización, habrá contado con la presencia de un Organismo de Control Técnico. Esta figura, no prevista en la LOE, resulta imprescindible para la suscripción de una póliza de SDD en la gran mayoría de las Compañías. Hay que asegurarse de que hayan notificado a la Compañía la paralización de la obra y  de que elaboren un informe suplementario para reportar  su reanudación y el cambio de promotor. Conviene incluir una sucinta descripción del estado de la obra fundamentado en una inspección visual que en la mayoría de los casos corroborará que es apta para el fin con el que se ha concebido salvo por defectos de ejecución o de los materiales que afortunadamente en la actualidad no resultan frecuentes.

Obtenida la confirmación de la Aseguradora de que está en disposición de retomar el riesgo deberemos revisar el trabajo reportado por el Organismo de Control a la Compañía con anterioridad. Consideremos que son sus ojos en la obra y que su misión no acaba hasta que ésta termina. Si los informes de ejecución de cimentación y estructura han sido confeccionados y reportados estamos de enhorabuena. Si esto no es así , por ejemplo porque la estructura no se ha llegado finalizar totalmente, hay que asegurarse de que se poseen todos los datos necesarios para cumplimentarlos. Naturalmente el Organismo de Control tendrá que completar su plan de visitas y debemos de procurarle los resultados de análisis de los materiales que se realicen a posteriori de nuestro aterrizaje en la obra. Ellos deberían tener los realizados con anterioridad. En caso contrario, habremos de recabarlos de la empresa contratada para realizarlos.

Una vez terminada la obra queda por resolver la entrada en vigor de la póliza de SDD. La compañía nos solicitará una serie de documentos, entre los que destaca la figura del Acta de Recepción. El Acta refleja el hecho de la entrega de la obra al Promotor por parte del Contratista y contiene una serie de datos regulados para la identificación de la operación y sus actores. La fecha de firma de este instrumento exigido por la LOE marca el inicio del período de cobertura de diez años por lo que resulta ser la piedra angular del proceso. Debe ser firmada, al menos, por el Promotor y el Contratista Principal. Sin entrar en divagaciones acerca de la naturaleza de la última figura diremos que las aseguradoras entienden que Contratista Principal es aquel que asume la gestión y coordinación integral de la obra desde su inicio, no aquel industrial que tiene más peso económico en el presupuesto de la obra. Esto delimitará las responsabilidades en una eventual repetición en el caso de siniestro. Por ello resulta importante su identificación para la Aseguradora.

Si hemos conseguido que la constructora que había ejecutado la obra hasta su paralización la finalice, no tendremos problemas en recabar su firma. En caso contrario aún contamos con dos opciones. Entablar un debate semántico con la compañía en el que podremos eventualmente rendirlos por acoso o asumir la figura de Contratista Principal nosotros mismos. Esto no supone por lo general problemas con las aseguradoras aunque es posible que la prima prevista inicialmente se vea incrementada. Los costes suplementarios que esto acarrea son modestos comparados con el trastorno que puede ocasionarnos no tener este tema resuelto.

Dados todos los pasos anteriores estaremos en disposición de obtener el Suplemento de Entrada en Vigor de la Póliza y proceder a la venta de las viviendas.

Lo anterior es menos complejo de lo que parece si contamos con el asesoramiento de los profesionales adecuados pero no olvidemos que todos los supuestos contemplados dibujan una situación de partida óptima. Hay otras posibilidades que complican este proceso y que serán bastante más comunes de lo deseable. Imposibilidad de consecución de documentación acerca de proyecto, inexistencia o desaparición de actores como los comentados Organismo de Control, necesidad de una evaluación del estado de la estructura por su obvio deterioro, etc. Todo ello puede llegar a constituir un escollo aparentemente insalvable para el éxito del proyecto. Éste será el tema de una próxima entrada en esta sección.

Licencia Creative Commons
Problemática de las obras paralizadas. Requisitos para su reanudación por Fernando Prado Díaz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Datos de contacto:

d.tecnico@da-solutio.com

es.linkedin.com/in/fernandopradotecnicodasolutio

@pintafontes1

17 febrero, 2015
por DA-SOLUTIO
6 Comentarios

Cláusulas especiales en seguros Todo Riesgo de Construcción (TRC)

Ruben Nieto - Director DA-SOLUTIO

Rubén Nieto, Director de DA-Solutio

(You can read this article in English)

De los numerosos expedientes de seguro de Todo Riesgo de Construcción que he analizado, me llama la atención las poquísimas veces que los mediadores de pólizas o los clientes finales se han interesado por negociar las cláusulas especiales de un contrato. Como ejemplo de ellas pueden descargar aquí una recopilación de las conocidas como cláusulas de Munich Re o de Münchener Rück.

Más raras aún son las ocasiones en las que los profesionales del seguro solicitan a las aseguradoras una proforma de la póliza como punto anterior a la formalización del contrato de aseguramiento. Y es que para realizar un adecuado análisis objetivo de las ofertas que trasladarán al cliente, el mejor documento escrito que pueden manejar es conocer cómo sería la póliza completa con las condiciones particulares, condiciones generales y condiciones especiales con sus cláusulas.

DA-SOLUTIO_excavation

No digo nada nuevo cuando afirmo que lo primero que se suele mirar es la prima, luego sumas aseguradas, después coberturas (cuantas más parezca que se ofrecen, mejor) para terminar, en la mayoría de los casos, por las franquicias y los límites de indemnización, de distancias o de periodos temporales. Si el buen hacer de quien presenta las ofertas a los clientes tiene protocolarizado indicar las cláusulas especiales, éstas únicamente se citan (por ejemplo mantenimiento amplio, horas extraordinarias, trabajos de excavación, consecuencias del error, protecciones contra incendio, cronograma…) pero no se incluye el texto completo de lo que se establece en ellas.

Hay quienes están más acostumbrados a trabajar con los seguros Multirriesgos como contratos que son un compendio de riesgos nominados (riesgo de incendio, riesgo de inundación, riesgo de paralización de actividad, etc.) que se cubren en la póliza. Para ayudar a comprender el concepto del “Todo Riesgo” a estos profesionales del sector, diré que, grosso modo, en este tipo de seguros tiene cobertura, con los límites que se establezcan, todo lo que no está expresamente excluido en el contrato. Quiero subrayar la trascendencia que para el cliente tiene la posibilidad de poder contratar un seguro que le cubra ante cualquier hecho fortuito e inesperado que afecte a su obra y cuya causa no se encuentre entre las exclusiones de la póliza.

En las condiciones generales se indican ya bastantes exclusiones que suelen ser comunes a la mayoría de las aseguradoras y que son difícilmente negociables puesto que en ocasiones son consecuencia de lo suscrito en sus respectivos contratos de reaseguro. Sin embargo, las cláusulas especiales son el instrumento apropiado para adaptar lo mejor posible la póliza a las pretensiones de transferencia del riesgo por parte del constructor. Por este motivo reivindico la importancia de conocer exactamente su contenido y, de ser necesario, entrar a negociarlas si vemos que sus exclusiones o limitaciones hacen que el contrato de seguro sea insuficiente para las necesidades del cliente.

DA-SOLUTIO_Madrid_Tower_construction

Negociar una cláusula especial puede ser directamente no ponerla en la póliza para evitar que se establezcan limitaciones adicionales. Un segundo modo de negociar sería acordar su redacción de manera que se modifiquen las limitaciones o exclusiones que tuviese inicialmente. Crear una nueva cláusula especial derogando en lo necesario lo dispuesto en las condiciones generales o resto de cláusulas especiales es un tercer modo, mucho más técnico y especializado, de negociar con la aseguradora el contrato final de la póliza.

El seguro Todo Riesgo también nos lo encontramos cada vez más para fases diferentes a la de construcción. Ya no es difícil conseguir ofertas aseguradoras destinadas a las industrias y a las sociedades con gran número de activos inmobiliarios, entre las que podemos incluir a las administraciones públicas, sector bancario, franquicias, grandes cadenas de distribución y similares. La negociación de las cláusulas especiales en estos casos se hace igualmente esencial para conseguir las mejores condiciones de aseguramiento.

Insisto en la importancia que le doy a negociar en todos sus términos la póliza de seguro con anterioridad a que el cliente la haya firmado y esto incluye de manera fundamental el análisis de las cláusulas especiales.

En ocasiones los seguros de Construcción, como los de Responsabilidad Civil, están sujetos a lo que rige en un Pliego de cláusulas administrativas, siendo habitual en trabajos para las administraciones públicas. Se trata de un tema que excede de lo que ahora estoy tratando y que desarrollaré en otro momento.

Licencia de Creative Commons
Cláusulas especiales en seguros Todo Riesgo de Construcción by Rubén Nieto Seijas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Contacto:

director@da-solutio.com

es.linkedin.com/in/rubennietoriskmanager

@RubenNietoRiskM

16 diciembre, 2014
por DA-SOLUTIO
2 Comentarios

La Garantía Trienal en el marco de la LOE

Fernando Prado_Director técnico DA-Solutio

 

 

 

 

 

Fernando Prado, Director Técnico de DA-Solutio

(You can read this article in English)

La Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) significó, en el momento de su puesta en marcha,  el advenimiento de una nueva época en cuanto a la protección del consumidor de vivienda se refiere. Por primera vez éste quedaba amparado de los daños que pudiesen producirse en su vivienda por entidades de acreditada solvencia y con una perspectiva de durabilidad razonablemente amplia. Se pretendía conseguir de este modo que la responsabilidad del promotor sobre la obra realizada fuese ejecutable independientemente del estatus jurídico de su empresa y soslayándose de este modo flagrantes situaciones de indefensión motivadas por extinciones, situaciones de suspensión de pagos, etc.

Inicialmente la ley estableció como obligatoria únicamente la garantía referida a los daños que tuviesen su origen o afectasen a la obra fundamental, definiéndose ésta como los elementos estructurales del edificio. Se preveía en un futuro la redacción y desarrollo del Código Técnico de la Edificación (imponiéndose para ello un plazo de dos años) y el establecimiento de la obligatoriedad de suscripción de las restantes garantías previstas en el Artículo 19 de la Ley, que afectaban a la habitabilidad y los acabados de las construcciones.

Como sucede con más frecuencia de la deseable,  estos plazos se prolongaron mucho más allá de lo previsto inicialmente. El Código Técnico no entró en vigor hasta el año 2006, y a día de hoy no está regulado el establecimiento de las garantías a las que se refiere el ya comentado Artículo 19 de la Ley.

No obstante, y como viene siendo habitual en el sector asegurador, algunas compañías colocaron en el mercado productos que recibían la denominación de garantías trienales y que daban cobertura a una serie de supuestos que afectaban a elementos de la edificación diferentes de los puramente estructurales: instalaciones, albañilería y elementos de impermeabilización principalmente. Se adelantaban de este modo al Legislador y marcaban una senda que sirviese de orientación, no siempre desinteresada, al futuro Real Decreto que regularía la obligatoriedad de suscripción de estas garantías.

Estas garantías se constituían, a falta de un marco regulador propio, como complementarias de la garantía decenal principal, siendo su contratación voluntaria y sus requisitos notablemente exigentes. Su precio era asimismo elevado. Por el contrario la casuística de riesgos cubiertos no era especialmente amplia, excluyéndose normalmente todo aquello que tuviese que ver con sensaciones subjetivas referentes al confort e incluso la eventualidad de que los niveles de servicio de determinadas instalaciones no alcanzasen los previstos en proyecto. Unido todo ello a los plazos legalmente establecidos para las garantías de los productos, no parece que resultase una apuesta demasiado arriesgada por parte del sector asegurador.

Recientemente el Congreso ha elevado una propuesta no de ley al Gobierno para que apruebe la normativa al respecto de la obligatoriedad del seguro trienal en edificios. De ser así finalmente es posible que se le dé un vuelco notable al tipo de circunstancias que eventualmente obtengan cobertura por un seguro de esta naturaleza. En especial si, como parece, se entra a valorar parámetros de confort o, lo que puede resultar aparentemente equivalente, de habitabilidad de una vivienda. Esto supondría dar un vuelco dramático a la óptica con la que las aseguradoras abordan actualmente estos riesgos.

En este último caso, las aseguradoras abordarán un gran reto si pretenden aquilatar correctamente su riesgo y establecer parámetros de certidumbre que les permitan rentabilizar el producto. Muchas de ellas han redimensionado sus estructuras de modo que se enfrentarán a una ardua tarea a la hora de enfrentarse con un producto presumiblemente tan técnico y específico.

Asimismo los asegurados deberán ser conscientes del producto que contratan de manera obligatoria y conocerlo mínimamente para evitar situaciones que puedan dar lugar a equívocos amparándose en pretendidas concurrencias de seguros. Estas situaciones son aún hoy en día habituales involucrando a los diferentes productos que pueden suscribirse para una edificación: Seguro Decenal, Comunidades, Hogar… Un producto más puede incrementar la confusión y generar situaciones realmente incómodas para el asegurado.

Estos dos últimos puntos requerirán de profesionales con experiencia contrastada en este ámbito, tanto para servir de apoyo a las aseguradoras, actualmente muy mermadas  en su capital humano como para asesorar a un asegurado confuso ante un abanico de pólizas con garantías engañosamente similares.

En cualquier caso, es pronto para evaluar las consecuencias que un Real Decreto todavía por redactar tendrá sobre los sectores de la construcción y los seguros. Un análisis detenido del contenido del mismo es preciso para calibrar correctamente sus implicaciones. Estaremos atentos a su publicación.

 Licencia de Creative Commons

La Garantía Trienal en el marco de la LOE by Fernando Prado Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Datos de contacto:

d.tecnico@da-solutio.com

es.linkedin.com/in/fernandopradotecnicodasolutio

@pintafontes1

19 octubre, 2014
por DA-SOLUTIO
2 Comentarios

Aportaciones de un Gestor de Riesgos

Ruben Nieto - Director DA-SOLUTIO

Rubén Nieto, Director de DA-Solutio

(You can read this article in English)

Si pretendemos dar soluciones a los clientes para que estén lo más tranquilos que sea posible, hay que procurar estar al día de los últimos avances en los ámbitos relacionados con sus sectores empresariales.

Bastante antes de que se generalizase el acceso a Internet, un familiar me decía en su estudio de ingeniería lo que de muchos modos hemos oído: “no hay que saber de todo, hay que saber lo que se necesita y en dónde encontrarlo“. Ahora existen muchos canales para obtener información y es obligado ir más lejos. Debemos de interesarnos por mejorar nuestros conocimientos, aportar nuevas maneras de hacer las cosas y tener contacto con profesionales y compañías que son expertos en un ámbito determinado que se escapa de nuestras capacidades. De esta manera estaremos preparados para determinar bien lo que el cliente necesita y proponer acciones.

Bajo mi punto de vista, es muy importante ser consciente de que la gerencia de riesgos es un concepto multidisciplinar. Dependiendo del proyecto del que se trate, puede bastar una persona para analizar bien el riesgo (por ejemplo, el propio dueño en una pequeña tienda) mientras que en otros modelos de negocio predominará la importancia de minimizar los problemas derivados de los daños a las cosas (con intervención de ingenieros, peritos, encargados de mantenimiento…), en otros serán las cuestiones financieras las que pueden dar al traste un buen planteamiento empresarial (siendo necesaria la ayuda de economistas y financieros), en algunos son las cuestiones jurídicas y legales, puede haber riesgos político-sociales, etc.

Lo normal es que el proyecto para el que solicitan nuestra ayuda tenga un compendio de problemas a resolver en los ámbitos señalados y en cualesquiera más que se puedan originar.

Por este motivo invito a los emprendedores que requieran la visión que un gestor de riesgos les pueda dar en los procesos iniciales de fijación de ideas, exploración de mercado… para crear el plan de viabilidad. En las fases tempranas de un negocio lo normal es que cueste mucho menos evitar un problema que sobreponerse al mismo.

Las empresas en funcionamiento son cada vez más conscientes de la importancia que tiene para su continuidad tener bien acotados sus peligros. Al empresario le recomiendo en primer lugar que dé relevancia a la opinión de su propio departamento de riesgos (o lo cree si no lo tiene) dotándole de los necesarios recursos. No vale de mucho la opinión del mejor gerente de riesgos si el administrador no ha interiorizado que es preciso disponer de personal propio que analice día a día la evolución de la actividad. Si este concepto se asume, entonces será una inversión muy rentable para el empresario acudir a un gestor de riesgos no solo en los asuntos en los que pretenda abordar nuevos retos o en caso de ocurrencia de un siniestro sino también para minimizar sus gastos, posicionarse en el mercado, mejorar su imagen, encontrar nuevas posibilidades de negocio… En definitiva, para cualquier otra operación dirigida a lograr éxitos, aumentar beneficios así como retomar la actividad lo más pronto posible en caso de eventualidad.

Dejo para otro momento hablar sobre la importancia de las aseguradoras y de los diferentes mediadores de seguros en las ocasiones en las que se haya determinado que es preferible transferir el riesgo. Ahora adelanto que una póliza de seguro que no se ajuste a la realidad del riesgo puede comprometer de manera innecesaria (pero dramática) la continuidad de un proyecto empresarial.

 Licencia de Creative Commons

Aportaciones de un Gestor de Riesgos by Rubén Nieto Seijas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Contacto:

director@da-solutio.com

es.linkedin.com/in/rubennietoriskmanager

@RubenNietoRiskM

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Te gusta nuestra página? Por favor, compártelo con el mundo ;)

Facebook
Facebook
LinkedIn
Follow by Email
SHARE